¿Qué son los objetivos líquidos y por qué importan tanto en la revolución de la fotografía móvil?

Con el anuncio del nuevo Mi Mix uno de los conceptos más llamativos que encontramos alrededor de su sistema fotográfico es la inclusión de un nuevo sistema de objetivo líquido. En esta entrada te contamos en qué consisten estos objetivos y por qué podrían ser claves en la evolución de la fotografía móvil.

Líquidos y electricidad

El concepto de objetivo líquido se mostró al mundo hacia 2013, aunque su teoría y concepto vienen de principios de los . Con los primeros sistemas presentados, su aplicación en industrias de investigación, medicina y procesos industriales obtuvo una gran recepción.

Los objetivos líquidos presentan una construcción basada en la electricidad electrostática. Mediante el uso de impulsos eléctricos se puede modificar la forma de un líquido. Bajo la modificación de la forma del líquido podemos transformar una gota en una lente cóncava o convexa. Así mismo, al ejercer presión eléctrica sobre el líquido podemos variar la refracción de la luz a través del sistema, obteniendo una variación de foco rápida y precisa.

Este principio es similar a como funcionan nuestros ojos. El cristalino del ojo es ese objetivo líquido que cambia su forma con la presión del músculo ciliar y permite que nuestros ojos enfoquen rápidamente sobre nuestro punto de interés.

Aplicando este principio óptico en un sistema fotográfico podemos obtener un objetivo que posee varias ventajas:

Enfoque rápido, como el de los ojos.
Con un líquido óptico de alta calidad se puede obtener una imagen con gran poder resolutivo y sin aberraciones cromáticas.
Un sistema óptico más compacto.
Opción de un sistema óptico variable.
Un objetivo con mayor vida útil ya que no requiere tantos elementos de movimiento mecánico.

Desde su presentación estos sistemas se han aplicado a sistemas de visión de máquinas, investigación microscópica y elaboración de acople de imágenes, captación de datos biométricos, inspección y monitoreo aeroespacial como en el campo de la agricultura y la elaboración de mapas tridimensionales al acoplarse con tecnologías como radares de luz.

¿Cómo afecta esto al mundo móvil?

Sin lugar a duda, los tres elementos más llamativos de aplicar un sistema con objetivo líquido a un móvil recae en el autoenfoque, la calidad óptica y la posibilidad de obtener distintas focales con un sistema más compacto.

Comencemos con el sistema compacto. Uno de los principales límites en el desarrollo de los sistemas fotográficos móviles es el espacio. Con un sistema óptico que pueda cubrir desde el telefoto hasta un objetivo macro sin ocupar mucho espacio en el dispositivo va a permitir que el desarrollador se enfoque más en un sistema principal más completo, donde todo el poder recae sobre el sensor más poderoso. Esto permite que el espacio que ocupaban las demás cámaras sean utilizadas para otros componentes como sistemas de radar de luz como los que tienen integrados los iPhone más recientes.

La calidad óptica es el siguiente factor de interés. Al incorporar un objetivo líquido en el sistema, se están eliminando varios problemas de refracción que poseen los cristales tradicionales. Al ajustar la forma mediante electricidad, podemos crear un objetivo que posee una refracción precisa, disminuyendo aberraciones y mejorando el poder resolutivo del sistema. En una época donde la calidad fotográfica es un factor de gran importancia para el consumidor, esto será el punto principal de venta de las compañías que sigan esta tendencia. Imágenes más nítidas y de mejor color.

El autoenfoque, los amantes del vídeo y para quienes nunca quieren perder ese momento de importancia, el autoenfoque de un sistema óptico es mucho mejor ya que no depende de piezas mecánicas. Al igual que el ojo, un sistema de objetivo líquido permite velocidades de autoenfoque en fracciones de milisegundos, también un mejor sistema de seguimiento a sujetos y esto resulta en mejores imágenes para el usuario.

¿Si es tan bueno porqué no se había aplicado antes o en fotografía profesional?

Uno de los factores límite de estos sistemas es que solo pueden funcionar con una cantidad muy limitada de líquido, si hay mucho el sistema no se puede adaptar por las mismas propiedades del líquido óptico. Esto hace que los mejores sistemas puedan cubrir un sensor de hasta de 1/1.8 pulgadas.

Para los sistemas fotográficos más profesionales aún es una realidad lejana. Sin embargo, su efectividad en sistemas compactos son lo que lo hacen perfecto para los sensores de 1/1.333 pulgadas como los de los móviles.

En Xataka Foto

Cómo aprovechar un sensor de muchos MP para obtener mejores imágenes con nuestros móviles

Es muy probable que no fueran aplicados en móviles hasta el momento porque los precios de desarrollo del líquido óptico son altos y pocas compañías cuentan con derechos de producción de esta tecnología. Así que en el pasado incluir un objetivo de este estilo hubiera sido demasiado costoso para el consumidor promedio. Gracias a la evolución tecnológica esto ha cambiado y la demanda en distintos tipos de sistemas ha ayudado a abaratar sus costos.

Estamos ansiosos por ver cómo más puede influir este tipo de tecnologías en la evolución de la fotografía móvil.

– La noticia

¿Qué son los objetivos líquidos y por qué importan tanto en la revolución de la fotografía móvil?

fue publicada originalmente en

Xataka Foto

por
Sergio Fabara

.

News Reporter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: