Fujifilm X-E4, Fujinon XF 27mm F2.8 R WR y XF 70-300mm F4-5.6 R LM OIS WR, nueva cámara «callejera» y objetivos para la Serie X de mirrorless APS-C

Se cumplieron los pronósticos y, tal y como decían los rumores, el Fujifilm X Summit ha traído dos novedades en cámaras y tres en forma de ópticas. En el caso de la familia Fujifilm X, de cámaras sin espejo con sensor APS-C, las novedades son la Fujfilm X-E4 y los objetivos Fujinon XF 27mm F2.8 R WR y XF 70-300mm F4-5.6 R LM OIS WR. Vamos a repasar las novedades de los tres:
Fujifilm X-E4

La nueva cámara es, lógicamente, sustituta de la Fujifilm X-E3 (presentada en 2017) y se sitúa como la cámara más pequeña y portátil de la Serie X (con visor y ópticas intercambiables). Para ello se ha rediseñado apostando por los ángulos rectos y desechando el pequeño grip que tenía su predecesora; la idea es crear una especie de X100 pero con la posibilidad de cambiar de objetivos.

De todos modos, tal y como se rumoreó, la mayor novedad está en su pantalla trasera que por fin es abatible. De hecho, se puede voltear hacia arriba hasta 180º lo que permite su uso para selfies así como para vlogs, ya que (como era de esperar) se ha pensado en una utilización tanto para fotografía como para vídeo.

En cualquier caso, por lo que hemos podido ver (dadas las actuales circunstancias de pandemia) la integración está muy bien realizada y con la pantalla en su sitio apenas sobresale de un cuerpo muy clásico que desde luego recuerda a la última versión de la compacta premium de Fujifilm y encima tiene un tamaño muy compacto (más pequeña incluso que una X-T30).

De hecho desde la casa confirman que su aspecto está inspirado en el diseño de las cámaras de película clásicas, por lo que tanto la parte delantera como la trasera son planas «para darle una estética clásica, mientras que la placa superior del cuerpo de la cámara está cuidadosamente moldeada con extrema precisión a partir de magnesio pulido para ofrecer una bonita apariencia clásica».

Respecto a los controles, la parte trasera se ha «limpiado» reduciendo al máximo el número de botones «para brindar espacio adicional para el pulgar y ofrecer mayor comodidad». Eso incluye el traslado de algún control (como el habitual botón Q) a la placa superior donde se incluye el típico dial de velocidades de obturación con una novedad: además de permitir (lógicamente) configurar manualmente este ajuste, la posición P incluida hace que, rápidamente, se pueda poner la cámara en modo completamente automático.

Cambiando de tercio, la apuesta por la ligereza es la principal causa de que, como también se esperaba, la cámara no incorpore finalmente el estabilizador de imagen que sí tienen ya los último modelos de la casa como la Fujifilm X-S10 y X-T4. Lo que sí tiene, como éstas, es el mismo sensor de 26,1 Mpíxeles X-Trans 4 y el motor de procesamiento de imágenes X-Processor 4, hoy por hoy lo más avanzado de la casa en este terreno.

Pensada (sobre todo) para enamorar a los fotógrafos callejeros, su sistema AF (basado en puntos de enfoque de detección de fase en casi el 100% del sensor) es también compartido con la X-T4 con lo que promete enfocar en solo 0,02 segundos y
rastrear sujetos en movimiento gracias a sus avanzados algoritmos de seguimiento. Y, por supuesto, no falta tampoco «la última tecnología de detección de rostros y ojos para rastrear sujetos con precisión, incluso en niveles de luminancia tan bajos como -7.0EV».

Por lo que toca al vídeo, como era de esperar promete «amplias funciones de grabación de video». En concreto es capaz de grabar vídeo 4K 30P 4:2:0 de 8 bits internamente o 4K 30P 4:2:2 de 10 bits a través de su puerto HDMI. Además, puede grabar vídeo Full HD de alta velocidad a 240 fps y sobremuestrea las imágenes desde una resolución 6K para una mejor calidad.

Por supuesto no podían faltar las habituales simulaciones de película de la casa que en este caso llegan a la cifra de 18 posibilidades. Ya hemos hablado del pequeño tamaño y ligereza de la cámara pero os interesará saber que sus medidas son de 121,3 x 72,9 x 32,7 mm y su peso de 315 gramos (sin tarjeta ni batería).

Junto a la cámara se pondrán a la venta varios accesorios como la funda de piel BLC-XE4, diseñada para la X-E4 (y que permite extraer la batería y la tarjeta SD), la empuñadura de mano MHG-XE4, pensada para hacer que sea más cómodo sostener la cámara con lentes grandes, y el soporte para el pulgar TR-XE4, que se coloca en la zapata y brinda mayor comodidad al sostener la cámara.

Fujinon XF 27mm F2.8 R WR

El primero de los objetivos de los que vamos a hablar no es (como ya saben sus usuarios) un objetivo estrictamente nuevo sino una versión renovada de una lente tipo pancake ya conocida. El Fujinon XF 27mm F2.8 R WR es un objetivo fijo muy compacto que, aunque ópticamente no trae cambios, sí algunas novedades interesantes. Básicamente que ahora está sellado contra los elementos, que incluye anillo de diafragmas con bloqueo de posición automático (A) y que viene con un pequeño parasol en forma de cúpula.

Por supuesto se mantiene un diseño muy compacto sin sacrificar la calidad de imagen, 62 mm de diámetro por 23 mm de fondo y un peso de 84 gramos, que lo hace ideal para llevarlo montado habitualmente en cámaras ligeras como la recién presentada X-E4. Su distancia focal de 27 mm es equivalente a unos 40 mm, con lo que ofrece un ángulo de visión similar al ojo humano lo que lo hace adecuado para una amplia gama de usos «desde el uso general diario hasta la fotografía de retrato, calles y paisajes».

La nueva óptica en una Fujifilm X-S10

Fujinon XF 70-300mm F4-5.6 R LM OIS WR

La otra óptica presentada para las Fujifilm X es un teleobjetivo zoom que se anuncia como «compacto y ligero». El Fujinon XF 70-300mm F4-5.6 R LM OIS WR ofrece una gama de distancias focales entre 107 y 457 mm (equivalentes en 35 mm y que pueden llegar a 914 mm con los teleconvertidores de la casa) dentro de un cuerpo liviano, sellado contra la intemperie, con un motor AF lineal que promete un enfoque rápido y silencioso y estabilización óptica de imagen de hasta 5,5 pasos.

Construido con 17 elementos ópticos distribuidos en 12 grupos, incluye una lente asférica y dos elementos ED y su diafragma consta de nueve palas. Su tamaño es de 132,5 mm de largo por 75 mm de diámetro (en la posición más compacta), con un peso de 580 gramos, la distancia mínima de enfoque es de 83 cm (y permite una relación de aumento de 0,33x) y el diámetro de filtro 67 mm.

La nueva óptica montada en una Fujifilm X-T4

Precio y disponibilidad

La Fujifilm X-E4 saldrá a la venta en dos colores el próximo cuatro de marzo con un precio recomendado de 899 euros para el cuerpo (misma cifra que costaba la X-E3) o 1.049 euros en el kit con el nuevo objetivo XF 27mm F2.8 R WR. Además, habrá un tercer kit que incluirá el cuerpo más la empuñadura de mano MHG-XE4 y el soporte para el pulgar TR-XE4 por 999 euros.

En cuanto a los objetivos, ambos se pondrán a la venta un poco después (18 de marzo) y tendrán un precio de 449 euros para el Fujinon XF 27mm F2.8 R WR (mismo precio que la lente a la que sustituye), y 799 euros para el Fujinon XF 70-300mm F4-5.6 R LM OIS WR.

Más información | Fujifilm

– La noticia

Fujifilm X-E4, Fujinon XF 27mm F2.8 R WR y XF 70-300mm F4-5.6 R LM OIS WR, nueva cámara «callejera» y objetivos para la Serie X de mirrorless APS-C

fue publicada originalmente en

Xataka Foto

por
Óscar Condés

.

News Reporter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: