Fujifilm GFX50SII, análisis: cuando el tamaño del sensor importa y lo demuestra

Fuji presentó la semana pasada dos nuevas cámaras, una con un sensor APS-C y otra con un sensor de formato medio (43,8 mm x 32,9 mm) de 51.4 MP. Hemos tenido la posibilidad de hacer un análisis en Xataka Foto de una de las cámaras de formato medio digital más económicas del mercado: Fujifilm GFX50SII.
La FujiFilm GFX50SII es una cámara de formato medio que nace con la idea de seducir a los fotógrafos que buscan la calidad de un formato más grande con la facilidad de uso de una cámara con sensores más pequeños.

Desde luego es una cámara voluminosa, pero sorprende, desde que la sacas de la caja, lo bien que se adapta a las manos y el peso comedido que tiene. Sobre todo si compramos el kit con el nuevo objetivo zoom GF 35-70mm f4.5-5.6.

Sensor de formato medio y objetivo con una buena calidad óptica

Las cámaras de formato medio tienen la fama de ser complicadas de utilizar y destinadas al mundo profesional. Y durante la época química puede que fuera cierto, pero en el mundo digital ya no es así.

Es verdad que siguen siendo caras en la mayoría de los casos, pero han abaratado sus precios y ya podemos encontrarlas por el mismo coste que las cámaras profesionales de formato completo, como la Sony A7RIV o la Canon R5.

La gran pantalla de 3.2″

Así que vamos a salir a trabajar con ella para encontrar sus virtudes y sus defectos porque el precio es realmente tentador para muchos fotógrafos que buscamos algo más en nuestro trabajo. Estamos ante las antípodas de la fotografía móvil ¿Merece la pena?

FujiFilm GFX50SII, principales características

No podemos olvidar que estamos ante un modelo de formato medio, con un sensor más grande que el clásico Full Frame. Con estas dimensiones las características cambian y no se pueden medir con los mismos parámetros a los que estamos acostumbrados…

Por ejemplo el precio. Esta cámara cuesta lo mismo que una sin espejo de alta gama, pero es la más barata de las de las cámaras de formato medio que podemos encontrar en las tiendas. Todo hay que mirarlo desde la perspectiva adecuada.

En Xataka Foto

Soy fotógrafo profesional y estas son las tres cosas que menos me gustan de la fotografía móvil

Sensor de imagen Sensor CMOS de matriz Bayer de 43.8mm×32.9mm y 51,4 MP Procesador X-Processor 4 Sensibilidad ISO 100-12800 ISO Sistema de enfoque Detección de contraste Montura G Pantalla LCD pantalla LCD con tres direcciones (3,2″ y 2,36 MP) Visor Visor electrónico OLED de 3 690 000 puntos Formato de imagen RAW (14 bits), jpeg Formato de vídeo MOV, compresión H.264/MPEG-4 AVC Almacenamiento SD Card (-2GB) / SDHC Card (-32GB) / SDXC Card (-2TB) / UHS-I / UHS-II / Video Speed Class V90. Dos ranuras Conectividad USB tipo C, HDMI tipo D, audio 3,5 mm (2), WiFi IEEE 802.11b/g/n, Bluetooth versión 4.2 Batería Recargable de ion de litio One NP-W235 (455 disparos) Dimensiones 150.0 x 104.2 x 87.2 mm Peso 900 g con batería y tarjeta de memoria Precio 4.499 euros con el objetivo Fujinon GF35-70mmF4.5-5.6 WR

Diseño y ergonomía

FujiFilm salta de las cámaras de sensor APS-C a cámaras de formato medio. Y en ambas gamas el diseño es clave. Nada de curvas, todo lleno de esquinas y con un recuerdo imborrable del pasado.

La FujiFilm GFX50SII es una cámara retro que rompe con el diseño cuadrado de la Fujifilm GFX 50S y se aproxima al aspecto de la GFX100S. Es cuestión de gustos, pero así evita llamar la atención. Nadie ajeno a la fotografía sabrá que está viendo semejante joya.

Curioso lugar para poner el nombre del modelo

Quien haya tenido entre sus manos una Nikon D850, una Canon EOS 1 DX Mark III o un modelo similar le costará asumir que tiene un equipo de formato medio entre sus manos. Es como una X-Pro vitaminada con una cómoda empuñadura que permite llevarla con seguridad.

El cuerpo, junto con la batería y la tarjeta, pesa 900 g. Mucho más ligero que el de las cámaras que hemos señalado en el anterior párrafo con sensores mucho más pequeños. Por este motivo encontramos, sobre todo los que tenemos las manos grandes, todos los botones en su lugar, salvo ese botón tan pequeño que no acabo de familiarizarme con él, el del Compensador de exposición.

Suponemos que es por el diseño, pero qué bien le vendría a esta cámara un dial para tal menester, en vez de tener que pulsar el botón y mover la rueda con el pulgar…

Distribución de los botones

En la parte superior tenemos el dial de Modo de exposición con el ya clásico bloqueo y el botón para elegir vídeo o fotografía. Ya más adelante hablaremos de la necesidad de tener vídeo en esta cámara.

A la derecha encontramos la pantalla LCD de 1,8″ con todo tipo de información… Nos ha conquistado el gran histograma perfecto para trabajar con la cámara en el trípode. También tenemos el disparador con el botón de encendido, el minúsculo botón de compensación y el de la retroiluminación para la pantalla informativa, dos botones configurables y las dos ruedas sin fin para el índice y el pulgar con más funciones si los aprietas…

La gran pantalla

En la parte trasera encontramos la gran pantalla de 3,2″ y siete botones a sus lados, más la palanca para elegir el modo de enfoque y el joystick con distintas funciones… Solo nos quedaría señalar el botón que encontramos al lado del objetivo para completar todo el recorrido.

En la parte derecha del cuerpo tenemos las ranuras para las dos tarjetas SD y a la izquierda todas las conexiones, como la USB-C para cargar la cámara como si fuera un móvil, o la de sincronización con el flash de estudio…

Las conexiones

La cámara está diseñada para llevarla como cualquier otra de formato más pequeño, con la tranquilidad que nos da el estabilizador de imagen y puede funcionar también como una clásica cámara de respeto (las de formato medio antiguas) que colocamos en un trípode y con la que podemos enfocar sin agacharnos.

Destaca la calidad del visor electrónico frente a la pantalla LCD… En este modelo hubiera sido interesante contar con una resolución mayor en la pantalla para apreciar mejor el detalle… Pero no nos olvidemos de su precio y de todo lo que ofrece.

Cómo trabajar con la FujiFilm GFX50SII

En los últimos años las cámaras de formato medio, o cámaras con sensor de gran formato, han abandonado la estética de las Rolleiflex o las Hasselblad 500… Ahora son más parecidas a la Pentax 67, una cámara con aspecto de réflex.

Iso 200 1/30 f5.6

Ahí están la Hasselblad X1D II 50c o la que tenemos ahora entre las manos, con una estética más parecida a una telemétrica vitaminada… Lo mejor de todo es que el funcionamiento se ha simplificado mucho, casi al nivel de una cámara más común.

No tenemos que sujetarla de otra forma, no hay que hacer extraños movimientos mecánicos (los más antiguos del lugar recordamos la placa que siempre se perdía, por ejemplo). Todo consiste en encender y listo. Y como toda cámara digital que se precie, configurarla antes de trabajar.

Iso 1600 1/30 f5,6

El encendido es rápido. No toca esperar como pasa con algunos modelos. Pero no es una cámara de acción, aunque está cerca y puede cumplir perfectamente para fotografía urbana.

Me sorprende que tenga la opción de disparar en jpeg, pero existe, con las diferentes compresiones… Lo suyo es trabajar con RAW (que por cierto se puede revelar ya en Adobe). Pero presenta un problema respecto a su competidor más cercano, la Hasselblad X1D II 50c: es solo de 14 bits frente a los 16 bits reales de la Hasselblad.

Iso 100 1/40 f5,6

Algo que personalmente me ha resultado fundamental es trabajar con la Simulación de película Eterna Bleach Bypass, que se acerca a la visión de un archivo RAW real… El archivo es poco llamativo, pero a cambio permite hacer una mejor exposición. Aunque es algo que recomiendo investigar con tiempo.

El enfoque, como hemos dicho, no es el más rápido del mercado. Nadie comprará esta cámara por este motivo. Sin embargo, puedo decir que es de los más rápidos dentro de este segmento. Y que si trabajas con todos los puntos de enfoque y en el modo continuo (C), la experiencia es buena durante las sesiones (salvo en los casos de poco contraste o poca luz que todos conocemos).

Iso 100 1/40 f5,6

Como siempre hemos dicho, la configuración es muy sencilla siempre que dispares en RAW… Solo hay que decidir el tipo de enfoque, el modo de exposición, el par de cosas que hemos comentado y empezar a trabajar.

La calidad de imagen

Podría empezar como dicen los defensores acérrimos de la fotografía móvil que el tamaño no lo es todo… Pero me gusta ser realista y la diferencia es más que notable. Seguro que la inteligencia artificial se acercará muy pronto a este resultado, pero todavía no.

Es verdad que el sensor no es de última generación, sobre todo si lo comparamos con el de la GFX100S. Pero la calidad que ofrece es altísima, sobre todo si nos fijamos en el detalle y las texturas que logra sacar. Es lo que tiene ofrecer un nuevo procesador.

Iso 100 3,2″ f11

No responde mejor que las FF con ISOS altos, pero en el rango 100-3200 ISO resulta espectacular, sobre todo si nos damos cuenta de que las fotografías de ejemplo están tomadas con el Fujinon GF35-70mmF4.5-5.6 WR, un objetivo que cumple con creces, pero que está lejos del rendimiento de los objetivos fijos de la montura G de Fuji.

Como he dicho más arriba, podemos disparar sin miedo a 3200 ISO y subir en casos necesarios a 6400 ISO… No podemos olvidar que estamos ante un sensor con más de cinco años en el mercado. Entre tú y yo ¿Quién va a disparar con ISOS tan altos con esta cámara? Estamos en otra forma de fotografiar…

Prueba ISO

No se le puede exigir lo mismo a un móvil, a una sin espejo de última generación o a la cámara de formato medio más barata del mercado…

No se le puede exigir lo mismo a un móvil, a una sin espejo de última generación o a la cámara de formato medio más barata del mercado…

Iso 100 10″ f11

Solo hace falta mirar con deleite al 100% los archivos de esta cámara para enamorarse de las texturas que consigue sacar. El objetivo de FujiFilm no era sacar la cámara más moderna, sino la más asequible dentro del formato medio.

EL objetivo GF 35-70mm f4.5-5.6

No confiaba mucho en el nuevo objetivo GF 35-70mm f4.5-5.6, la opción económica del GF32-64mmF4 R LM WR. ¿Un objetivo zoom y con diafragma variable para una cámara de formato medio? Es el objetivo de entrada y cumple con creces su función.

Semejante sensor, con tal cantidad de píxeles, necesita la calidad óptica más alta para demostrar todo lo que puede conseguir. Por este motivo los objetivos de la serie destacan por su calidad óptica y su luminosidad, como el GF80mmF1.7 R WR o el GF63mmF2.8 R WR.

Este objetivo zoom, equivalente a un 28-55 mm en paso universal, tiene el cierre de seguridad que retrasa su puesta en marcha. Está sellado, de ahí sus siglas WR (Weather Resistant).

Respecto a los demás objetivos de la montura G, destaca por su diafragma variable según la distancia focal y por su ligereza. De hecho podría decirse que es un objetivo que mantiene la calidad óptica pero tiene menos prestaciones técnicas.

Es menos luminoso, el diafragma varía con la distancia focal, etc… Pero es capaz de estar a la altura del sensor por un precio módico.

Viñeteado a 70 mm, de f5,6 a f32

Si nos fijamos en las fotografías de muestra el viñeteado desaparece al cerrar un punto el diafragma y la difracción aparece con f32, de forma muy leve y con muchas posibilidades de corregirlo en la edición posterior.

Y encontramos ese punto que tiene el formato medio, que es la calidad de las texturas y el efecto tridimensional que separa tan bien el fondo del primer plano.

FujiFilm GFX50SII: la opinión de Xataka Foto

Últimamente los fabricantes tienen muy buenas ideas. Nikon está triunfando con la Zfc. Y Fujifilm presenta la cámara de formato medio más económica del mercado con una calidad técnica que iguala o supera a los modelos altos de gama de los competidores.

Es un modelo cómodo para trabajar día a día, perfecto para la fotografía de paisaje, de estudio e incluso de viaje. Llama la atención la calidad que ofrece con un objetivo de gama media. Y con un buen revelado (todavía no es compatible con Capture One) en Adobe conseguimos sacar información de las luces y sombras sin problemas.

Iso 100 1/40 f5,6

Las ventajas respecto al modelo anterior son las siguientes:

Un cuerpo mejorado (igual que el modelo GFX 100s)
Un enfoque más rápido que el modelo anterior.
Estabilización en el cuerpo.
Facilidad de uso.

No es una cámara para todo el mundo. Es el paso más allá de las cámaras de formato completo. Las diferencias pueden parecer poco notables en pantalla (un ojo atento las percibirá con facilidad) pero son muy notables en las ampliaciones en papel.

Son 50 millones de píxeles enormes que podemos convertir en 200 Mp gracias al modo multidisparo que aprovecha la estabilización del sensor (y que tenemos que preparar con el software de Fuji). Eso sí, no nos queda más remedio que llevar el trípode encima.

Si queremos trabajar con ella en el estudio estamos limitados por la velocidad de sincronización del flash, un escaso 1/125 contra ningún límite en las clásicas cámaras de Hasselblad o en las inalcanzables Phase One.

Es una de las mejores formas que tenemos en la actualidad de entrar en el formato medio digital. Es otra forma de fotografiar. No es ni mejor ni peor que otras. Simplemente es una experiencia distinta.

Iso 200 1/30 f5,6

Hay que recordar que no es una cámara de acción, ni busca serlo. No es la más rápida del mercado. Está dirigida a un público muy concreto que disfrutamos del retrato, la fotografía de paisaje y la de calle si no buscamos los movimientos rápidos.

He trabajado con ella en la mano y en el trípode. Me ha impresionado la estabilización de imagen que me ha dejado bajar a velocidades exageradas con un formato medio como 1/30. En las imágenes hay un poco de trepidación pero se pueden publicar.

Para bajar a esas velocidades en formato medio no me ha quedado más remedio que acudir al obturador electrónico, salvo cuando había luces artificiales, como ocurre en la mayoría de los modelos del mercado.

Ver galería completa » Fotografías de Fujifilm GFX50S II (26 fotos)

El vídeo es meramente anecdótico. No llega a 4K, sufre de rolling shutter (estamos hablando de un sensor de hace cinco años)… Pero es que dudo sinceramente que el usuario de esta cámara utilice alguna vez de forma consciente esta función…

8.7

Características
9,0

Diseño y ergonomía
7,5

Controles e interfaz
8,5

Rendimiento
9,0

Calidad de imagen
9,5

A favor

Calidad de imagen
Facilidad de uso
Peso (para una cámara de formato medio)
Precio (para una cámara de formato medio)

En contra

Velocidad de AF en algunas situaciones
Algunos botones demasiado pequeños (Compensación de exposición)
Las características de vídeo son anecdóticas

En Xataka Foto

Qué tener en cuenta antes de comprar una cámara que (quizá) no necesites

Comprar la FujiFilm GFX50SII es apostar por otra forma de fotografiar, más tranquila y pausada que lo que nos pide ahora la sociedad. Si quieres entrar en un mundo nuevo con el mejor precio posible y casi todas sus ventajas, has encontrado tu cámara. Verás el mundo de otra forma.

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de FujiFilm España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

– La noticia

Fujifilm GFX50SII, análisis: cuando el tamaño del sensor importa y lo demuestra

fue publicada originalmente en

Xataka Foto

por
Fernando Sánchez

.

News Reporter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: